Q'Tal....El éxito en tus manos

¡Bienvenido (a)!
Disfruta la lectura de temas que te ayudarán a tener una visión nueva de TU REALIDAD...Ahora tu vida empieza a cambiar... Atrévete a ser la diferencia y disfruta tu vida creando tu realidad... Dios solo quiere lo mejor para ti. YA es tiempo que tú también lo quieras.
Temas para maestros, estudiantes, padres, hijos, etc.

Soy..

Mi foto

Soy Licensed Practitioner en PNL.

28 jun. 2011

LA ORTOGRAFÍA: cómo enseñarla para mejores resultados

En Programación Neurolingüística utilizamos el modelado para “copiar” el éxito de alguien en alguna actividad, por ejemplo para resolver un problema matemático me fijo en una persona experta en eso y empiezo a fijarme que piensa primero, sus gestos, postura, etc. Y trato de imitarlo al momento de querer resolver yo el problema.
Quienes dominan  la ortografía tienen en común  una estrategia. Al aprenderla y automatizarla cualquier persona  mejorará su ortografía.
De hecho, al incorporar esta estrategia las faltas  ortográficas de las personas con dificultades  disminuyen de forma asombrosa: entre un 50  y un 80% en pocas semanas.
Dominar la ortografía es fundamental porque tener  mala ortografía puede suponer no alcanzar ciertos  puestos de trabajo o perder oportunidades académicas relevantes. La ortografía es un filtro social   y es importante asegurarnos que nuestro alumnado no pierde ninguna oportunidad por este aspecto  formal.

1) Cuando las personas con buena ortografía  escuchan o se dicen una palabra que quieren  escribir,  buscan la imagen mental de tal  palabra
"La escritura se convierte en una "copia . de dicha palabra que previamente han almacenado  en su mente.
Quienes tienen mala ortografía, siguen otras  estrategias:
• Cuando oyen una palabra, como por ejemplo  nube, puede  ser que se imaginen una nube.

• También puede suceder que repitan el vocablo  para decidir su escritura a partir del sonido,  cuando muchas letras son fuente de errores con  este sistema fonético: h, v, b... Es muy utilizado por aquellas personas que son auditivas pero no es muy adecuado por la similitud del sonido de algunas letras.
• A veces siguen otras estrategias, igualmente  erróneas, para determinar la ortografía de la  palabra: decidir cuál es más estética, “sentir” la  palabra...

2) Las personas con buena ortografía saben si la  imagen  que ven de la palabra es lo bastante  buena como para escribirla con plena seguridad.  En tal caso, automáticamente pasan al siguiente  paso descrito en el apartado número tres.
Sin embargo, si la imagen no es lo bastante clara  se dan cuenta de que no conocen dicha palabra y,  entonces, consultan un diccionario, preguntan a  alguien, buscan una norma que la incluya..
3) Finalmente, escriben la palabra cuya imagen  tienen almacenada en su mente y han reconocido  con plena seguridad.
Como se puede suponer, este proceso de escritura  se realiza de forma  inconsciente y a enormes  velocidades. Por ello, pocas personas saben  exactamente qué hacen cuando escriben.
Invitamos de nuevo al lector o la lectora a  reflexionar sobre cómo sabe que escribe
correctamente una palabra.

Puede pensar, por ejemplo, en nombres de  ciudades conocidas, productos de cocina, animales, marcas de electrodomésticos o coches, etc.
¿Sabe escribirlas? ¿Cómo tiene la seguridad de que  sabe escribirlas?
Sin duda porque ve la palabra con sus letras en  su mente, tiene una sensación de seguridad y se  encuentra en disposición de escribirla sin ninguna  duda.
  El  proceso que hemos descrito en el apartado anterior y que, lógicamente, es una simplificación de las múltiples variable que se dan en la realidad, puede transcribirse como si fuera una fórmula matemática:
Audición     Recuerdo    Sensación de      Escritura correcta   + Visual    +  corrección      =  correcta.
ATENCIÓN: Este proceso es el que se debe  enseñar a los estudiantes antes de abordar sistemáticamente el estudio de la ortografía.

Ejercicios para vincular  la memoria visual a la  ortografía
Aquí un ejercicio que lo podemos aplicar con los estudiantes en el aula, a la vez que aprenden se divierten.
Letras de colores
Con tizas de colores escribimos una palabra en la pizarra (preferiblemente separando las letras o en
mayúsculas). Cada letra debe ser de un color distinto.
Pedimos a los chicos que se agrupen por parejas. Les pedimos que hagan una foto mental de la palabra para que la recuerden tal como está escrita: en un lugar determinado de la pizarra y en los colores concretos.
Pedimos que uno de los dos miembros de la pareja se ponga de espaldas a la pizarra y conteste al oído de su compañero las preguntas que la profesora o el profesor realice.  Las preguntas siempre siguen la misma estructura a la que denominamos “2 +1 y repetir”.
Esto significa 2 preguntas sobre posición:
¿Qué letra es la última?
¿Qué letra es la tercera?
¿Qué letra es la segunda empezando por el final?
¿Qué letra va delante de la R?
¿Qué letra va detrás de la R?
Etcétera.
O bien 2 preguntas sobre colores:
¿De qué color es la última letra?
¿De qué color es la R?
¿De qué color es la letra que está después de la R?
¿De que color es la primera letra?
Etcétera.
+1 quiere decir una pregunta del otro grupo, es decir si se han hecho dos preguntas de colores, se debe hacer una pregunta de posición y viceversa. De esta manera aseguramos un mínimo de una pregunta respecto el color y una, como mínimo, respecto la posición de las letras.
Queremos remarcar que el objetivo de este ejercicio es ejercitar la memoria visual y empezar a enseñar (no con palabras, sino con hechos) que deben aplicar este tipo de memoria a las palabras.
Y repetir: para finalizar les pediremos que deletreen la palabra al oído de su compañero dos veces (repetir), pero de la siguiente manera: primero deletrearán la palabra empezando por el final y, después, por el principio. Si la palabra lleva acento, también deberá explicitarse.
Ejemplo: frío

Deletreado desde el final: O-I con acento- ERRE- EFE
Deletreado desde el principio: EFE-ERRE- I con acento- O
El objetivo de este ejercicio tan sencillo es  OBLIGAR a usar la memoria visual aplicada a la ortografía. Nadie puede recordar los colores de varias letras escritas si no usa su memoria visual. Del mismo modo, nadie puede deletrear una palabra empezando por el final si no usa su memoria visual. Es muy importante que deletreen primero desde el final y, luego, desde el principio de la palabra: así se evita que las personas con
grandes habilidades auditivas las puedan usar con éxito en lugar de usar el canal visual.
Como el ejercicio es muy sencillo, cuando los estudiantes lo han entendido pueden hacerlo en casa pidiendo a sus familiares que les pregunten, o podemos pedir que lo hagan por parejas sin nuestra ayuda para dar refuerzo a quienes tienen más dificultad. 
Los miembros de la pareja cambian de función después de tres o cuatro palabras. Cada alumno y alumna nos puede informar del número de aciertos de su pareja, de manera que podemos llevar la evaluación del
proceso fácilmente. Las primeras veces escribiremos una palabra de dos letras, cuando el ejercicio se va dominando vamos a incrementar el número de letras: palabras de tres letras, de cuatro letras, de cinco letras... En general, depende el año escolar en el que esté y cuando el estudiante sea capaz de recordar las letras con sus colores correspondientes en palabras de cinco letras tendrán suficiente memoria visual como para tener éxito académico en ortografía.

3 comentarios:

  1. Pronto pondremos más ejercicios para mejorar la ortografía.

    ResponderEliminar
  2. Me parecen ejercicios sencillos para los chicos. Gracias por el aporte y felicitaciones por tu blog.

    ResponderEliminar
  3. Ahora lo pondré en práctica con mis estudiantes...Gracias por el aporte...Bendiciones

    ResponderEliminar

Aprovecha!!

Aprovecha!!
éxitos y bendiciones...